Katlu home

La alimentación nos ayuda a prepararnos para el sol

alimentacion_sol_2Aunque parece que este año le cuesta un poco, el sol acabará llegando y la alimentación puede ayudarnos a preparar la piel para recibirlo en condiciones y broncearnos a la vez que nos protegemos. Sin olvidar, por supuesto, los consejos médicos de evitar las horas de máxima insolación y usar siempre protección solar.

  • Incluye en las comidas algún producto integral como el pan, el arroz o la pasta. La vitamina B que aportan los productos integrales hidrata la piel desde dentro y permite que el bronceado se note más rápido.

  • Los zumos de frutas son perfectos para ayudar a la piel a broncearse. Si quieres aumentar el bronceado insiste en los de zanahoria o arándanos combinados con otras frutas.

    Toma alimentos que contengan vitamina C, así proteges las fibras de colágeno y elastina de la piel contra los daños causados por la radiación solar. La vitamina C la tienes en los cítricos, frutas rojas, papaya, kiwi, coliflor, espinacas, perejil…

  • La vitamina E también ayuda a bloquear el paso de los radicales libres. Puedes encontrarla en algunos alimentos como las legumbres, los cereales y los frutos secos.

  • Come verdura. Una pista: cuanto más vibrante es el color mejor porque contienen más betacaroteno: tomates, berenjenas, espinacas, brócoli, lechuga, pimientos o calabaza ayudan a preparar tu piel. Además estos alimentos tienen una doble función: estimulan la producción de melanina y neutralizan los radicales libres. Se recomienda empezar a tomar este tipo de alimentos dos semanas antes de exponerse al sol porque el caroteno alcanza su nivel adecuado de concentración 15 días después haber sido ingerido.

  • Los ácidos grasos ayudan a prolongar el bronceado: los aceites vegetales, el pescados azul y los frutos secos hidratan la piel y le dan la elasticidad. Así tu bronceado se mantiene intacto por más tiempo.

  • Los minerales favorecen el buen estado de la piel y se encuentran en alimentos muy variados: marisco, cereales, legumbres, frutos secos…

  • Y, por supuesto, no olvides el agua: con el sol la piel se reseca y necesita rehidratarse con un aporte extra de agua.

Para disfrutar del sol ¡protégete!

Share: