Katlu home

Algunas pistas sobre el marisco

mariscoEs delicioso y parece más sencillo de preparar que un guiso con muchos ingredientes pero…. hay un montón de trucos que marcan la diferencia para que les saquemos todo el partido a estas delicias de mar. ¡Empecemos con unos cuantos básicos y ya iremos avanzando!

¿Cómo saber que está en perfecto estado?

Un marisco en buenas condiciones tendrá las antenas y los ojos brillantes. En el caso de los que tienen dos conchas tienes que mirar que no estén abiertas y que no huelan a amoniaco.

Marisco fresco o congelado

Si hemos comprado el marisco congelado es muy importante la forma en que lo descongelamos: prohibido el microondas; lo mejor es sacarlo de congelador unas 4 horas antes de empezar a prepararlo.

Si el marisco que tenemos es fresco, lo mejor es consumirlo enseguida para aprovechar todo su sabor. Si lo congelamos perderemos parte de su calidad.

¿Cómo lo cocemos?

¿Agua de mar o agua con sal? ¿le ponemos laurel? ¿cuánta sal? Una regla general que vale para todos: Si vamos a preparar marisco que está vivo lo meteremos en el agua fría y después lo pondremos a fuego fuerte para que no se caigan las patas ni se cuele agua en el caparazón.

Si cuando lo traemos a casa ya no está vivo, da igual si lo hemos comprado fresco o congelado, lo añadiremos al agua cuando ya esté hirviendo.

Esta regla tiene su explicación lógica en los dos casos, pero preferimos no ponerla aquí, tiene un punto de crueldad desagradable…

 

¡Síguenos en esta ruta del marisco!

Share: